miércoles, abril 16, 2008

Caer = Pensar menos - Sentir más...

Como me gusta creer que tengo control sobre ciertas cosas que me ocurren lo pondré de este modo... "Decidí" caer para saber qué se sentía, había olvidado la incertidumbre aplastante que empieza a adueñarse de mi cuerpo y mente... Hace tanto que no lo hacía.
Decidí caer una tarde cualquiera, sin saber por quién o por qué, convencida de que era un experimento inofensivo que a nadie haría daño y con el cual yo tendría la oportunidad de evaluar si existía algún progreso en la Di que ahora soy.
No cuestioné la inteligencia o conveniencia de lo que hacía, tampoco traté de aplicarle la lógica que usualmente pongo por delante de todo, menos aún esperé recopilar suficientes datos como para tomar una decisión. Fui impulsiva, espontánea y libre de hacer lo que quise: Caer.
Y hoy, por pirmera vez desde que inicié ese proceso, mi rostro miró hacia abajo para descubrir que no hay nadie para atajarme o... Sí, hay alguien, pero no es la persona que esperaba!!!
He caído por varias semanas y no había pensado qué pasaría al aproximarme al fondo de esto, ingenuamente creí que sería un abismo eterno con sobresaltos, impredecible... Pero aquí estoy, cada vez más cerca del suelo y sin saber de quién son los brazos que se alistan para recibirme, para evitarme una nueva fractura emocional... Equivocada siempre, confundida siempre.
A oscuras y sin intención de abrir los ojos esta vez.

3 comentarios:

Pen Drive dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mariale divagando dijo...

Ah caramba, Diana!

Como Géminis se que ese deseo de control se puede volver una obsesión, y sobre todo se que la incertidumbre es una de las peores cosas que podemos sentir...

Sir Nick... dijo...

Puedes caer… también puedes echarte a volar tras levantarte del suelo… a veces puede retumbar el cielo, destrozarse y convertirse en miles de partículas de agua…
Podrías acabar pintando en un papel o armando un barco dentro de una botella… recorrer en el silbido de una canción las esquinas y atravesar corazones si te lo propones… puedes llorar… puedes enfrentarte a los peores terrores con una sonrisa o puedes hundir el ánimo como un ancla…
Puedes ser pequeña y trivial… puedes flotar y, a veces, si lo deseas puedes acariciar… puedes guardar mucho tiempo… puedes encadenar pero no callar… sangrar si te provoca mucho dolor… podrías conformarte si no te queda más remedio…
…O puedes pintarte con colores… podrías conservar apenas un segundo… podrías ser atrapada y luego no poder escapar… Podrías decir te quiero… podrías hacerlo hoy… podrías prometerlo… se puede decir ser feliz…