martes, marzo 20, 2007

Padres Irresponsables del Socialismo del Siglo XXI

Nadie esta obligado a tener hijos, nadie DEBE procrear a menos que este convencid@ o la sorpresa se haya tardado en anunciarse, pero cuando finalmente se asume y se le da el apellido, se sobreentiende que es una decisión tomada con conciencia e irreversible (como el tatuaje de Piolín que por suerte nunca me hice)
El punto es que el Sr. Silva (A.K.A mi papá) ayer decidió por fin liberarse de sus 3 primeros hijos, acción comparable a botar una camisa vieja, bajo la excusa de que es "muy difícil procurar un acercamiento contigo y tus hermanos".
Durante un par de horas debatimos las distintas visiones que ambos tenemos de la vida, en desacuerdo el 80% de las veces, buscando culpables él y buscando respuestas yo... Me tomó por sorpresa su argumento de que mi mamá fue quien destruyó su vida juntos, cuando el de los cuernos fue él (jajajajajajaja, con una pana que al final se convertiría en su propio castigo), luego el de que nunca tuvo oportunidad de encariñarse con mi hermano porque nos fuimos a vivir a otra ciudad muy pronto y ni hablar del planteamiento "yo me deslomé por años tratando de estar con ustedes, ya era tiempo de que fueran tu hermano y tu los que me buscaran".
Los padres, al asumir su rol, dejan de hacer favores para cumplir obligaciones y más tarde, cumplir responsabilidades. Para él, su rol implicó sacrificios(invisibles por cierto) que facilitaran mi tránsito por la vida y nunca recibió agradecimiento por eso (o sea, me sacó las únicas 4 cosas que manifestaron su interés en mi).
Quién, en su papel de papá o mamá, dice que sus hijos son producto de una buena acción para el mundo y no producto del amor, de la conciencia o de una noche loca con una puta???? Pues él!!! En su condición de bienhechor produjo hijos para mejorar el mundo, en vez de usar combustible ecológico o adoptar un koala, claro que como los hijos no son socialistas, chavistas y medio ranchos, entonces el bien del mundo ya no le es factible y deja a Hiromi (18) Luis (19) y Diana (26) huérfanos de padre por muerte emocional (risas irónicas de fondo).
En medio de un torbellino de insultos, para los 3 claro, procedió entonces a arrancar su carro y desaparecer en el ocaso, mientras yo me preguntaba si nadie le explico alguna vez que los hijos no se desechan porque no se ajustan al plan de vida preparado para ellos sin su consentimiento.
Los hijos no somos el espejo de los padres, ni la copia al carbón, ni la sombra... Los hijos somos el resultado del aprendizaje que cada día nuestro entorno nos deja, somos las decisiones de parecernos más o menos a mamá, papá, tí@ o profesor, somos frustraciones y decepciones que junto a los triunfos acumulados resultan en una persona ÚNICA, diferente de todo pronóstico prenatal.
Si mi ex-padre no puede entender eso el problema es de él, por inmadurez, terquedad, indiferencia o ignorancia. Los hijos no estamos para complacer a los padres, solo para complacernos a nosotros mismos.
PD: Y todavía me preguntan por qué no quiero tener hijos?

2 comentarios:

Fenobarbidoll dijo...

Wow... Una experiencia bastante desagradable. Creo que lo que vale es demostrar que podemos ser distintos y romper esos círculos de frustración para dar paso a emociones más sanas. Es decisión nuestra

La Gata que Ladra dijo...

Di,

Para empezar, bienvenida a mi blog. Regresa cuando quieras.

He leído (no todos, por cuestión de tiempo) pero sí gran parte de los post que has publicado, movida principalmente por tu comentario en el mío, en el que manifiestas admirarme por mi perspectiva respecto a lo que es ser madre y más adelante tu negación a tener hijos.

No querer tener hijos por las experiencias que tú tuviste con tus padres es una actitud extremadamente radical. Sólo haciendo mejor las cosas de lo que creemos se hacen o se han hecho, marcamos la diferencia. Además, es una experiencia maravillosa. Difícil, pero indudablemente
maravillosa. Pero, claro todo esto es simplemente mi punto de vista.

De todos modos, aún eres joven, según la información que vi en tu perfil. La vida, no decide aún que hacer contigo. Y créeme, que aunque no lo creas, tarde o temprano lo hará.

Me gustaría contarte un par de historias, que creo podrían servirte. Si gustas, cuando quieras, estoy a tu orden.

Estoy en tu espacio...

Besos que ladran!