martes, mayo 15, 2007

Eres el viento bajo mis alas...

En realidad, los hombres terminan por ser "el peso sobre mis alas" más bien, sobre todo porque cuando crees que vas a despegar y alcanzar el sol, de pronto les entra un sentimiento de "y yo qué?" que a su vez genera en nosotras sentimiento de culpa y, lógico, acabamos quedándonos en el mismo sitio.
Yo estaba convencida de que el amor me permitía ver todo más claro, más sencillo, más brillante y con más optimismo, pero una no ve todos los caminos alternos que aparecen en la vía, las oportunidades que pueden llevarnos lejos, las puertas que esconden nuestros sueños del otro lado. Y seguimos de largo, agarradas de la mano del "Hombre Ideal" de turno (ay que monotemática) y convencidas de que la vida no puede ser mejor.
Hoy, con el susto de la soledad y la expectativa de lo que pueda llegar, siento que vuelo por fin, sin pesos innecesarios y con el impulso de cambiar mi vida. Hoy sé que no es una persona la que puede dictar mi ritmo, mi paso, mi felicidad... Hoy creo que yo puedo alcanzar más metas sola que con un director-distractor, diciéndome hacia dónde orientar mis intereses.
Qué quiero? No lo sé, podría querer volver atrás o correr hacia el futuro, cambiar mis miedos y deseos y hacerlos más independientes... Quiero ser feliz, y sólo cuento conmigo para lograrlo!

2 comentarios:

Mariale divagando dijo...

El título de este post me recordó una canción de Donato&Estefano, Libérate... Que dice exactamente: "Yo seré el viento debajo de tus alas".

fertin dijo...

bueno ya que no tienes peso en tu alas y puedes volar, ya que no te undes y puedes nadar como delfín en la mar... espero que yo no sea un plomito que no te deje ser felíz, al contrario quiero dar un empujonsito para que lo alcances, podrías llamarme riel, sip, riel de un tren que te puede llevar hasta ese sol que quieres agarrar..

tu dices que puedo ser predesible, derrepente sip, pero entre lo que puedas descubrir y nop, siempre cargo esa cartica bajo la manga, entre mi cabeza y la gorra, dentro del zapato, que te va a gustar y te hará volar...jejejeje un beso