jueves, septiembre 20, 2007

"La Fiesta del Chivo" (Sorry Vargas Llosa)

Ayer supe que El Chivo se casa... Se casa!!! No tan pronto como para entrar en shock pero se casa, con el amor de su vida, con la mujer para él, con esa persona que supo "domar el animal que lleva dentro".
Y, como amiga que soy, me alegré muchísimo, porque siempre es lindo enterarse de que alguien está por obtener su Happy Ending (como diría mi amiga Meredith Grey) y además, es hasta divertido observar desde una distancia prudencial como las personas cambian de opinión sobre algo en tan poco tiempo y por las razones correctas.
Hace varios meses, una medianoche, me llamó para salir. Yo, en pijamas, le dije que si porque me encantaba conversar con él y reirme de cualquier mariquera, lo que fuera, así que me arreglé y en unos minutos estábamos en lo nuestro: Hablar mucho, reirnos mucho y beber...Lo suficiente.
Nos pusimos al día en materia amorosa, yo le conté mi reciente conflicto con el Principito y él me sorprendió al contarme q había terminado con la persona que yo había conocido y con la que todo parecía ir bien. Enfatizó "no necesito estar en una relación seria, no quiero" y procedió a detallarme cómo quería que las cosas fueran desde ese momento: mucha libertad, mucha rumba y caña, pero sin ataduras emocionales.
Entonces en unas de esas rumbas, conocí a quien fuera el "amor de su vida", claro que ignorando todo el background de la historia, que salió a la luz unas semanas después. Sin embargo, y a pesar de lo complicado que parecía todo, las cosas evolucionaron hasta este momento y, aun sin detalles, sé que tomó la decisión correcta porque está enamorado, ambos lo están.
Claro que lo extraño, su espíritu rumbero destructivo nos acercó muchas veces, sus chistes y consejos me ayudaron cuando el mundo estaba gris, pero creo que me gusta el nuevo "Chivo In Love", parece mucho más feliz y seguro de la vida, aunque ahora me toque buscar un animal, digo, un amigo nuevo =S

1 comentario:

Mariale divagando dijo...

Conozco muchos de esos casos. Gente que dice que nunca se va a casar, y al día siguiente te llega la invitación a su boda...